Never stop playing

Para nosotros jugar es fundamental. Es lo que ha hecho que nos desarrollemos como empresa y como personas durante más de trece décadas. Nuestra ambición no es solo hacer juguetes que duren varias generaciones de juego. Creemos en enriquecer las vidas, tanto en la infancia como más adelante. El día en que dejemos de jugar será el día en que dejaremos de desarrollarnos. Cuando dejamos atrás al niño que hay en nuestro interior, dejamos atrás una parte de humanidad.

Por eso, queremos celebrar al niño que todos llevamos dentro. No solo al niño que una vez fuimos, sino también al niño que siempre seremos. El niño que hace que bajemos la guardia, que deja que la curiosidad sea la que dé las órdenes y que tiene imaginación para ver colores en los días más grises. Ese niño nos lleva a una libertad esencial.

Celebremos los 130 años que cumplimos sin hacernos mayores.


Let a 5 year old decide
The importance of play.

El juego y la creatividad son de suma importancia, y no solo para nosotros en BRIO. Hay pruebas de que el juego es fundamental en los niños para desarrollar una serie de habilidades intelectuales, emocionales y sociales. Por ejemplo, el juego representa en los niños una contribución vital para el desarrollo del lenguaje y la capacidad de controlar sus propios procesos cognitivos y emocionales, dos factores realmente importantes.

Un nuevo estudio indica que en la sociedad actual se le da cada vez menos importancia al juego creativo. Por este motivo, preferimos celebrar que llevamos 130 años jugando antes que la antigüedad de nuestra empresa. Adelantamos un poco las celebraciones cuando en noviembre de 2013 galardonamos al Dr. David Whitebread

con el premio BRIO por su estudio acerca de la importancia del juego y la creatividad en el desarrollo de los niños.

El premio BRIO es concedido por el Fondo de Becas de Lennart Ivarsson o bien a un destacado investigador dedicado al ámbito de la infancia y la juventud, o a una organización benéfica que abogue por los niños y los adolescentes. Esta fue la vigésima vez que entregamos este premio. Y si podemos jugar con esta idea, no nos gustaría dejar de hacerlo.

Descubra más sobre la investigación de David Whitebread y el premio BRIO.