Edad de 4 años

Durante la edad de cuatro años, la resolución de problemas y el juego creativo cobran mayor importancia. Las habilidades motoras gruesas también han mejorado y saltar, correr y brincar nunca había sido algo tan divertido.

A esta edad, los niños se vuelven más cariñosos, sobre todo con sus progenitores. Se desarrollarán fuertes sentimientos de empatía y, cuando jueguen con otros niños, poder compartir y turnarse para jugar será algo que suceda de forma más natural también.