Edad de 5 años

En esta fase, el juego se enriquece y las habilidades sociales del niño se desarrollan rápidamente. Como resultado de ello, jugar con otros niños es ahora mucho más divertido que antes. 

Las actividades como pintar con un pincel y mantenerse dentro de las rayas ponen a prueba sus habilidades motoras finas. Además, a muchos niños les gustará un juego que les proporcione libertad para crear y construir. 

Los niños de cinco años se sienten muy orgullosos cuando consiguen hacer distintas cosas y les encanta que se les anime mientras las están haciendo. Bueno, ¿a quién de nosotros no le gusta eso?